El ombligo de Shakira

Ayer oí en la radio la nueva canción de Shakira con noséquién. Siempre me ha gustado Shakira, era muy fan suya hace años, tenía uno de sus discos iniciales (“¿Dónde están los ladrones?”) y lo oía una y otra vez porque las letras me parecían muy bonitas. Esta otra canción de ayer no me gustó, parecía un reguetón insulso. Pero bueno, valoraciones musicales a parte, -no soy precisamente una experta-, el caso es que, al final de la canción, el locutor de la radio se puso a comentar el videoclip, y a decir que en un momento del mismo sale Shakira bailando de forma sexy en un baño mientras alguien la observa a través de una rendija. Y que, por lo visto, las redes sociales, en lo que se han fijado de esa escena, es en que “el ombligo de Shakira está raro, ya no es como antes”. ¡Vosotros sí que estáis raros de la cabeza! Uf, me dio una rabia… La locutora (era un programa en pareja) hizo notar que “Shakira había tenido dos hijos, y que eso se nota”. ¡Pues claro que se nota! ¡Qué rabia! Pero es que además me ha dado por buscar el videoclip y tiene una barriga impresionante, ni un gramo de grasa, se le marcan los abdominales… solo que el ombligo lo tiene un poquito hacia fuera. Mirad esta captura:

Vamos, por favor, está perfecta… ¿Y si no estuviera perfecta, qué? ¿Qué pasaría? ¿En qué lugar deja esto a todas las que hemos pasado por un embarazo y un parto? Creo que las mujeres nos tenemos que plantar y no tenemos que permitir que la gente se vea con derecho a opinar sobre cómo está nuestro cuerpo después de un proceso tan transformador y maravilloso como es traer un hijo al mundo. Es deshonesto y es cruel, y está claro que los que se permiten esas críticas es porque no han pasado por ello, ni lo han sentido, y probablemente nunca pasarán, así que no tienen derecho alguno a hacer esa clase de valoraciones, y menos desde una perspectiva tan superficial. Es indecente, de verdad, y creo que es importante transmitirlo a nuestros hijos, para que de adultos no sean unos hombres mezquinos que se crean con derecho a juzgar a las mujeres solo por su físico, y a nuestras hijas, para que se valoren a sí mismas, que no importa si el ombligo está para fuera o si la barriga no está tan tensa como estaba antes: hemos sido madres, es maravilloso, y nuestro cuerpo cuenta sin palabras lo que hemos hecho.

¡Vivan los ombligos que se salen, la piel colgante y los ovarios que triplican su tamaño en nueve meses para hacernos mucho más fuertes y valientes! ¡Y punto!

Un abrazo enorme a todas :*

Categorías: Sin categoría.

One comment

  1. Dalia says:

    yo estaba mirando el video, cuando me di cuenta de lo del ombligo que lo tiene un poco para afuera. La barriga se le ha puesto en su sitio de maravilla despues de haver tenido a dos criaturas. Pero con las tecnologias que hay ahora lo podrian poner de alguna mabera para que no se vea…

Deja un comentario