Improvisando una cuna colecho con nuestra maxicuna

Hace un tiempo escribí una entrada en la que os comentaba que había sido un error de primerizos comprar una maxicuna (de esas que luego se hacen cama) para poner en su habitación. El motivo es que, aunque me encanta la cuna, mi hija no la había usado ni para echar la siesta, nada de nada. Estaba ahí, en el cuarto, decorando y llenándose de ropa pendiente de guardar. Creo que la compramos porque parece como un mantra: “¿Estás embarazada? Pues hay que ir rápidamente a comprar una cuna”. Pero hasta ahora la niña había dormido en la minicuna colecho de Chicco, la next2me, adosada justo al lado de nuestra cama. Es un producto genial y del que tengo pendiente hacer una reseña en otra entrada. Muchas noches dormía todo el rato en su minicuna y muchas otras acababa durmiendo con nosotros en nuestra cama después de la toma de pecho, haciendo el molinillo en el centro y relegándonos a nosotros a los bordes del colchón (seguro que muchos de vosotros sabéis de lo que hablo).

MInicuna colecho de chicco, next to me

Pero claro, la niña ya ha cumplido 10 meses y la minicuna se le queda muy pequeña, así que cada vez dormía más con nosotros noche tras noche… Por una parte, no nos apetecía quitar la minicuna y pasar a colecho puro y duro, porque nosotros dormíamos bastante mal, arrinconados, y nos levantábamos con dolores musculares varios. El colecho me parece muy bonito, pero de forma puntual, no continua. Por otra parte, ni mi hija ni yo estamos preparadas para que pase sola a su habitación. Hoy por hoy, con sus patrones de sueño y lo mucho que le cuesta dormirse (además hemos empeorado) la única forma de que mi hija durmiese sola en su dormitorio sería con un método Estivill a lo bestia, cosa que no quiero ni en pintura (leed los comentarios negativos de los clientes de Amazon, no tienen desperdicio).

Así que teníamos un dilema muy grande, porque nuestra maxicuna no cabía en nuestro dormitorio. Tenemos (teníamos) una cama de esas que tienen una madera de unos 10 centímetros que rodea todo el colchón. No parece que sea mucho, ¿verdad? Pues quitaba un montón de espacio, tanto que no sabíamos cómo configurar el dormitorio para que la niña siguiera durmiendo en nuestro cuarto. Además ese aro de cama impedía que pudiésemos poner una cuna a ras de nuestro colchón, quedando un hueco (la minicuna de Chicco no tiene este problema porque vuela sobre el aro de cama y se adosa al colchón de los padres). ¿La solución? Cargarnos nuestro dormitorio :'( :'( Hemos tenido que librarnos de ese incómodo y decorativo (:'() arco de madera para lograr poner nuestra maxicuna en la habitación. Ha quedado muy justita para salir a la terraza, pero cabe. Aquí veis cómo queda:

Maxicuna como colecho

Maxicuna colecho 2

Bebé jugando en su maxicuna colecho

Disculpad la cama sin hacer, estábamos recién levantadas :D

La verdad es que al final estoy contentísima, porque como la maxicuna se hace cama le hemos podido quitar solo un lateral, quedando exactamente igual que una cuna colecho pero en tamaño gigante (140 x 70 cm). La hemos incrustado junto a nuestro colchón y la hemos atado a las patas de la cama con las mismas correas de la Chicco Next2me, por lo que se ha quedado muy firme, imposible que se separe de nuestra cama y aparezca una raja. Además su colchón queda casi un palmo por debajo del nuestro, lo que hace que no le resulte fácil salir y pasar con nosotros, pero no me parece que pueda ser peligroso, al contrario, le hace como de barrerita para que no se pueda caer. A ella le viene genial porque está acostumbrada a pegar su cabecita a la pared de la minicuna, por donde no le entra luz, y dormirse así, de modo que ahora la puede pegar a nuestro colchón. Lleva dos noches durmiendo ahí y creemos que le ha gustado bastante, se ha despertado muy poco, solo para hacer un par de tomas, y justo después de las tomas la he vuelto a pasar a la cuna y ha seguido durmiendo a pierna suelta.

Así que por fin ya puedo dormir más tranquila, porque tenía un come come por dentro con este dilema… Mi niña sigue cerquita de mí, todos podemos dormir más anchos y cómodos y por fin le he dado uso a un mueble que teníamos muerto de risa en su habitación.

¿Qué os parece?

Un abrazo a todos.

Categorías: Sin categoría.

2 comments

Deja un comentario