¿Dónde están los dientes?

Creo que las abuelas llevan “amenazando” con que le iba a salir un diente desde que mi hija tenía dos meses. Me recuerda a una anécdota que cuenta Carlos González en Un regalo para toda la vida, sobre una madre que fue a su consulta cuando el bebé tenía 1 mes, diciéndole al pediatra que seguro que le estaba saliendo un diente, porque babeaba, se mordía los puñitos, lloraba… Él le dijo que eso era normal y lo hacían todos los bebés, pero que no significaba que le saliera un diente. Sin embargo, ella erre que erre en cada revisión, que le estaba saliendo un diente, hasta que por fin le salió el dichoso diente con 6 meses y la señora le dijo: “¿Lo ve, doctor, como le estaba saliendo un diente?”. Creo que esta mujer le achacará las rabietas de los 2 años a las hormonas de la adolescencia y cuando el hijo tenga 15 años dirá: “¿Lo ve, doctor, como era la edad del pavo?”. Me hizo tanta gracia la anécdota que la recuerdo cada dos por tres :D

Dientes de leche

¿Habéis visto qué gracioso está este bebé con sus primeros dientes? ¡No se puede ser más adorable! Estoy deseando que mi niña tenga este aspecto tan gracioso :) Fotografía de Malglam en Flickr, licencia CC.

Mi hija babeaba también muchísimo como todos los bebés, claro, pero está visto que lo de la baba y la dentición es un mito: babean porque no se saben tragar la saliva. Ahora que tiene 8 meses (los cumplió el día 7) y los dientes están más cerca, babea menos que cuando tenía 4 o 5. Es cierto que a mí me salieron los dientes muy pronto (¡a los 4 meses!) y que por eso yo esperaba que a ella no tardaran tanto en salirle y siempre estoy pensando que “debe de estar a punto”, pero mi pequeñaja va a ser tardía en este aspecto. Estoy tranquila porque no hay adultos sin dientes, o al menos no sin dientes porque no les hayan salido nunca.

La semana pasada le rompió un poquito un diente inferior, si le tocas la encía notas un pequeño pico afilado pero muy muy levemente, y lo cierto es que no ha evolucionado en un montón de días; ahí sigue el micropico sin llegar a convertirse en diente. Y yo que tengo unas ganas de verle con dos dientecitos de conejo en la encía inferior… porque están tan graciosos los bebés con sus dos dientecitos… De hecho la semana pasada soñé que le habían salido 4 en una sola noche, blanquitos, perfectos, y que yo me despertaba y decía: “¡Anda, pero si mi niña ya tiene dientes y son preciosos!”. Pero no. Nada más lejos de la realidad.

Así que aquí estamos, esperando… Ya os informaré y colgaré alguna foto cuando por fin le salgan en condiciones.

Estoy segura de que si existiesen percentiles de salida de dientes estaríamos otra vez por debajo del percentil 10 y que la pediatra me haría sentir culpable por ello. Grrrrr.

¿Qué tal la experiencia con la dentición de vuestros hijos?

Un abrazo a todas.

Categorías: Sin categoría.

Deja un comentario